¿Conoces el término FOMO? Fear of missing out, en inglés. Significa el miedo a perderte de algo cuando no estás, principalmente, en redes sociales. ¿Lo has sentido? Seguramente sí, pero no recuerdas porque has estado comparando tu vida con la última foto que viste en el feed de Instagram, probando los nuevos filtros de Snapchat, comentando en grupos de Facebook y respondiendo Whatsapps. Herramientas que utilizamos para conectarnos, nos han alejado del mundo, pero sobre todo de nosotros mismos. Al menos, a mi me pasó.

La parte más difícil fue aparentar con una sonrisa, que estaba haciendo lo que me gusta sin afectar el orden de mi feed. La realidad era otra: estar sentado frente a un mostrador, atendiendo clientes durantes casi 8 horas corridas, mientras le mostraba a otros que me la pasaba caminando en zapatos de tacón alto las calles de la ciudad. Sí, un sueño, pero nada real, en lo que a mi vida se refería.

Ahí me detuve y comencé a escucharme, a escuchar mi cuerpo, vigilar mi sueño, atender a lo que realmente importaba: a mi, porque no había nada que no estaba mostrando en redes sociales (o sí, porque muchos no sabían que trabajaba bajo relación de dependencia). Además de estar en un lugar laboral en el que no quería (no por las condiciones, sino porque no era lo mío), viviendo una vida que no era la que mostraba en redes sociales, estaba pasando por muchos procesos en mi vida como mudarme, comenzar a vivir con una nueva pareja, pensar en mi estabilidad económica, estudios, planes a futuro.

Todo comenzó a ser publicidad, influencers, venta, viajes a islas paradisíacas, hacer skin care, beauty boys/girls, drag queens, guías turísticos, creadores de contenido o como quieran llamarse. Y yo, estaba intentando seguir mi pasión, detrás de un mostrador, ya saben, para comer todos los meses.

Me detuve e hice un detox, todavía considero que lo aplico. Hay gente a la que le sirve, otros se sienten mejor haciendo terapia. Lo que sí, todo parte de la voluntad que tengas de concentrarte en el mundo real y dejar, solo para algunos momentos, el virtual.

¿Quieres unirte al détox digital? Mira lo que te recomiendo aquí.