¿Te cansaste de ver publicidades, influencers y vidas soñadas? ¿Revisas tu celular a cada 5 segundos, aunque sabes que no vas a conseguir nada nuevo allí? ¿Piensas mucho en la cantidad de likes, seguidores y comentarios que tienen tus fotos? Si tu respuesta es , estás sufriendo de ansiedad por Redes Sociales y aquí te voy a enseñar cómo dejar a a un lado esto.

Eso sí, hay que ser fuertes de mente para que este proceso sea de sanación y no de tortura. Te aseguro, que después de hacerlo, vas a agradecerte haber tomado esta decisión.

1. Deja tu teléfono por 72 hs.

¿QUÉ? Sí, así como lo lees. 72 Hs., es un tiempo prudencial para al menos curar un poco tus heridas sociales. No se trata de que te pierdas del mundo, quizás puedes tenerlo, con los datos apagados, así sabes que quien te llame o mensajee, es porque realmente tiene algo importante que decirte.

Ahí te darás cuenta de que enloquecemos por estar al día con toda la info del momento y que mientras no estuviste, no te perdiste de mucho.

2. Borrar apps: ¿sí o no?

Cuando decides hacer un détox digital, hay que ser honestos en el proceso. Es difícil, pero se puede. Para mi no se trata de que elimines una app para salir de tu ansiedad, sería como pausarla. En algún momento la volverás a descargar, iniciar sesión y ahí estará.

Este proceso se trata de ser fuertes de mente y corazón, para tenerla ahí y no abrirla. Pero, si en principio es lo que necesitas realmente, puedes hacerlo. También uno mismo pone sus límites.

3. Remplaza tu tiempo por tareas que te sumen.

Queremos saber quién le da like, comenta o repostea nuestras fotos. Además, saber cuáles son los estrenos musicales, las nuevas tendencias de la moda, que usan o dicen nuestros artistas favoritos, etc., y no identificamos que pasamos más tiempo del que queremos frente a la pantalla.

Aquí, una vez más, entra en juego nuestra voluntad. Pero no es voluntad para no ver las RRSS, sino para hacer algo que nos sume a nosotros. Puede ser pintar un cuadro, escribir, leer, salir con amigos sin tener el celular ni sacar selfies, tomar un café, meditar, correr o quizás dormir una siesta. ¿Hace cuánto no te pegas una?

4. Apaga las notificaciones o tu celular

En lugar de eliminar apps, ¿por qué no las tienes, pero no las ves hasta que realmente decides entrar? A mi me sucedía que entraba a revisar cierta notificación y hasta que no terminaba de verlas todas, aparecían más y es un círculo que demanda tu tiempo, energía, atención y mucho más.

Apaga las notificaciones de tus aplicaciones, levantar el teléfono y no ver nada, te hará sentir la tranquilidad de que no tienes nada pendiente por revisar. Sino, apaga el teléfono. Respira aire fresco y vive el presente.

5. Modo avión

Lo que se inventó para usar en el aire, nos sirve también para la tierra. Si estás exhausto/a, el modo avión te puede ayudar a desaparecer y ponerte en ese mood a ti también. ¿Qué mejor que estar volando entre tu privacidad y pensamientos? Te aseguro que vas a poder ordenar mejor tus ideas.

6. Si vas a comer, deja el celular

Deja la comida para el estómago, no hace falta que fotografíes y compartas todo lo que te mandas a la boca. Imagínate si realmente fuese así, jajajaja.

Deja el celular si vas a comer solo o acompañado. Tomate el tiempo de disfrutar el plato que tienes en frente, respira, saborea y huele eso que te llena de nutrientes y te permite hacer actividades como: revisar tu celular. En cuestión de 30 o 40 minutos que comas, no se te va a escapar nada en las RRSS.

Sí estás dispuesto/a a hacerlo, espero que esta guía te ayude a dar tus primeros pasos. En tiempos como este, que todo hay que mostrarlo, porque sentimos que sino no estamos viviéndolo, es necesario ponernos un stop a nosotros mismos y comenzar a valorar el presente real, no el virtual.

Si ya lo hiciste, cuéntame cómo fue tu experiencia.