Antes de que te entre el miedo por leer la palabra HIV, quiero que sepas que no se te va a transmitir de tan solo verla, jajaja. Además, quiero ayudarte a conocer sobre el tema desde un punto de vista de alguien que es HIV-, pero que al igual que tú, no está exento de que se lo transmitan. Nadie lo está.

Antes de comenzar a nombrarte lo que debes conocer para quedarte tranquilo/a respecto al tema, es importante que sepas que: no eres más sucio por tenerlo, tampoco eres más sano por no tenerlo. Señalar a otros bajo la excusa de que “es una ETS”, está mal. Seamos respetuosos, valoremos a otros como seres humanos, pero lo mas importante: prediquemos el amor, no el odio.

Bueno, ¿qué tengo que saber?

  1. Ser HIV+ no es una sentencia de muerte: las personas positivas tienen la misma expectativa de vida que alguien negativo. Bajo tratamiento antiretroviral, se puede llegar a ser indetectable después de cierto tiempo. Por supuesto, con constancia y responsabilidad.
  2. Ser indetectable significa ser intransmisible: si no tienes una alta carga viral en tu sangre (muchas copias del virus, para ponerlo en español), hay muy pocas probabilidades de que transmitas el virus a otra persona.
  3. Una mujer embarazada con HIV+ puedo NO transmitir el virus a su bebé: ya que el riesgo es muy bajo. Aún así, bajo tratamiento Prep (Pre exposición), el riesgo se reduce a menos del 1% de transmisión.
  4. Puedes tomar Prep siendo HIV-: hay países en los que ya está aprobado como medicación preventiva de transmisión, permitiéndole a – y +, relacionarse sin el uso de preservativo. No hay nada que temer.
  5. No se dice portador, se habla de personas + o -: para algunas personas es irrespetuoso que se dirijan a ellos como “portadores”, pues consideran del término algo “bélico” o incluso stigmatizante, como dando a entender que portan algo que pueden depositar en otra persona. Entonces, ese término en el tema HIV, no va.
  6. Hablar del tema no te hace sucio: esto es responsabilidad de todos como seres humanos, educarnos e informarnos sobre diversidad y poner temas como estos sobre la mesa, con la familia, los amigos, los vecinos. Venimos viéndolo como algo negativo y la verdad es que no suma ser positivo, pero si se trata, tampoco resta en tu vida ni en la de otros. Se controla y se lleva una vida normal, como cualquier otra persona. Porque en la ignorancia y la desinformación, es donde está el mayor riesgo. Saber que puedes prevenir con otros métodos o incluso, aprendiendo como se coloca un condón, puedes ayudar a más de uno. Nunca sabemos quién se nos cruza en la vida, que realmente no sabe nada sobre HIV o ETS.
  7. Atacar no es la mejor solución: cuando respondes con odio, te saltan con lo mismo. Tú que me lees, no importa cual sea tu diagnóstico, educa a las personas sobre el tema. Yo entiendo el prejuicio que hay sobre eso y pues, no es tarea fácil tener que lidiar con señalamientos absurdos, pero si nos ponemos del mismo lado, a señalar al que no sabe, quizás porque se siente exento de esto, jamás le tocaron el tema salvo para decirle que era algo que estaba mal o simplemente no tiene los recursos para acceder a la información; estaríamos cayendo en lo mismo.
  8. El que es HIV+ se cuida más que alguien HIV-: ciertamente son personas que tienen que llevar a veces un control riguroso para saber o lograr llegar a ser indetectables y continuar con su tratamiento, alimentación y estilo de vida de la misma forma. Saquemos de nuestra cabeza la imagen de una persona que se ve realmente enferma, porque muchas veces ni te das cuenta. Mayormente, son personas en buen estado físico o de salud.
  9. No todas personas quieren resultar indetectables: es una lamentable realidad pues, no solo estarían desmejorando su salud en otros aspectos. Estos podrían transmitir el virus a otra persona y caer en el juego de: no es mi responsabilidad, cada quien sabe lo que hace. Pero sí, sí lo es, porque si la estás pasando mal porque es una situación difícil de asumir, otros no tienen que padecer lo mismo que tú. Tampoco es justo que por no querer cuidarte, transmitas a otros lo que hace tu vida infeliz. El primer paso comienza por ti.
  10. Es un tema polémico y que hiere sensibilidades: si me sigues en instagram, sabrás que hace unos días publiqué algo sobre el tema y recibí desde halagos hasta insultos. Nunca estuvo en mi señalar a otros para acusarlos de ser un “arma biológica”, fue siempre un llamado al respeto por el otro, la educación y el amor. Lo que sí me quedó claro, es que quienes luchan desde el amor, saben que el mensaje suma y quienes luchan desde el odio y el rencor (quien sabe cómo la estarán pasando), se comen ellos mismos entre palabras.

La conclusión es:

Seas + o -, tu diagnóstico no te define. Si eres + y te molesta escuchar a alguien hablando del tema, no lo ataques, enseñale, porque seguramente no sabe y eso tampoco es motivo para juzgar. Recuerda que no nos enseñaron a hablar “bien” del tema. Si eres –, respeta, informate, no señales, se amable y por sobre todo: entiende que esa persona es igual que tú y que te puede pasar a ti también, tengas la edad que tengas, preferencia sexual o identidad.