“Wow!” Eso fue lo único que estuvo en mi mente la semana del lanzamiento. Yo no podía creer todo lo que estaba sucediendo. Por una parte, estaba organizando todo para que ustedes pudieran ver la mejor versión de mi, es decir, de mi página web. Porque mi página, soy yo.

El día antes del lanzamiento, yo sabía que faltaba un montón de cosas, pero no pude parar de trabajar desde bien temprano en el evento. Ese día fui a Once (zona de la ciudad en la que puedes comprar de todo, a un menor valor) a comprar algo del vestuario de los Gogo Dancers, pues la realidad es que yo era el vestuarista y maquillador. Ese día llegué bien tarde a la noche y sabía que iba a ser una larga madrugada.

Me duché, cené algo, me puse cómodo y manos a la obra. Todo lo que ven en el front page de la web, sucedió esa madrugada. Yo no sabía ni lo que hacía, pero sí sabía que no todo esta en escribir y lanzar, también hace falta ofrecer una buena propuesta visual. Así que diseñé y diseñé, hasta que encontré la mejor versión de mi web. Esa madrugada hubo un par de errores en las secciones, así que las descarté. Tenía que programar un e-mail para los suscriptores, arreglar detalles, escribir un par de artículos que fueran en sintonía con lo que venía hablando en mi IG, además de editar el video de lanzamiento.

Sucedió, cuando vi el reloj eran las 7:30 am., yo sin dormir, pero todo casi listo para arrancar. Tenía muchos sentimientos encontrados. Les grabé historias y les conté, que estaba tan cansado, que no sabía qué hacer, si celebrar o llorar. Era solo el comienzo. No es como que llegas, lanzas la página y trabajo finalizado. No es una tésis, es un emprendimiento y recién comenzaba toda la experiencia. No sé a a estas alturas cómo va, pero lo importante para mi es que estoy haciendo lo que me gusta.

¿Cómo tuve una fiesta de lanzamiento?

Si les cuento, no me creen. Todo sucedió gracias a TechnoFriendly, una propuesta visual y artística con buena música, como su nombre lo indica; MT mi amigo Tomás, el que cerró la noche y We Are Libres una productora de eventos que se enfoca en hacer lo que se les venga en gana para pasarla bien. Los chicos que conocí dos semanas antes y no solo me dieron trabajo (para un freelance que apenas comienza, esto vale oro), sino que también me escucharon y me dieron voz dentro del lugar. Al punto que terminé en un rol que no era el mío, pero lo disfruté.

La charla fue de ayuda para ambos, pues además de trabajar esa noche, al final iba a celebrar el lanzamiento, solo o acompañado. Por supuesto, que quise incluirlos a ustedes para que celebren todo esto conmigo, así que una cosa llevó a la otra y terminé sorteando entradas para una fiesta que en principio no estaba dentro de mis planes. La cosa fluyó.

¿Qué pasó esa noche?

Arrancamos a eso de las 2 am., gracias a Miguel Ángel Boticcelli (@mr.yeezuscool en Instagram), yo tuve un atuendo estupendo que encajó perfectamente en la moda queer que promulgo y la propuesta de We are libres, porque eramos libres de hacer lo que queríamos. Mi rol en el equipo era de vestuarista, pero al final terminé siendo el Host. La gente sola me dio ese lugar y yo lo tomé, pues también sabía que era algo que podía suceder con semejante pinta.

Salí del camerino a encontrarme con amigos y me encontré con mucha buena energía a mi al rededor, terminé bailando en un círculo de chicas hermosas y apenas la noche comenzaba.

Llegó la hora del show y salieron los Gogos. Como host, los acompañé y en cuestión de minutos terminé dentro de la performance. No lo preparamos, pues ya estaba hecho todo para que ellos subieran a escena, pero la gente por si sola me involucró a mi. Así que bailé, con tacos era casi de la altura de quienes estaban sobre la tarima y quienes me veían, asumieron que era parte del show, pero la verdad es que yo solo quería dejar de trabajar y comenzar a divertirme.

En plena escena, me enfocó Miguel Ángel Machado, un panita caraqueño músico, fotógrafo y realizador visual, que estaba en la misma: haciendo lo que le gusta. De ahí salió esto que verás a continuación.

Así que sí, hoy te digo que se puede, no necesitas todo el dinero del mundo para comenzar a realizar tus sueños, con ganas, se llega bien lejos. Yo todavía no me lo creo.