Actualmente, el zapato de tacón alto es un símbolo de femeneidad, glamour, y sensualidad. Pero, ¿sabías que primero fueron diseñados para hombres? Así es. El alto de tus zapatos medía tu estatus social o político en una época.

Al pasar a ser adoptados por las mujeres, se convirtieron en un símbolo de erotismo que dejó a un lado a las jerarquías para complacer a quienes lo vean puestos en una dama, que además de estar haciendo las tareas en casa, debía estar dispuesta para seducir a su hombre con un buen caminar.

¿Volverá el hombre a usarlos?

Los cambios culturales han significado mucho para que esto avance. Cada vez son más las tendencias de la moda que apuntan a que un hombre puede explorar su femeneidad (ya no hablamos de un orden social), sentirse sexy y al mismo tiempo viril (o no) en un par de tacos altos.

Por mucho tiempo nos enseñaron a clasificar prendas y descartarlas por su exclusividad hacia las mujeres, pero ¿no es acaso también un acto de valentía y hombría, el usar estos zapatos en público, sin fines de burla?

Sí, es cierto que los queers usan tacos porque no se identifican con la heteronormatividad. También que muchos de estos/as chicos/as, solo acuden a lugares donde usarlos, es considerado un acto “muy gay” de su parte (mariconadas).

Es tiempo de dejar de lado las ocasiones para vestir y asumir que, salir en tacos no es solo algo que se deba hacer en un antro gay. Queremos poder ir a una entrevista de trabajo y que se nos tome con la misma seriedad que una mujer que los lleva; queremos poder pasear en ellos, disfrutarlos, no destruirnos en la pista bailando (o si). Al menos yo quiero todo eso, ¿y tú?