Miguel Ángel es de esas personas con las que te ríes desde que te saluda. A su corta edad ha logrado vestir a distintas personalidades, pero al que más le gusta vestir es a él mismo. Todas sus creaciones parten de sus necesidades y creatividad. Le gusta mucho la música, para ser más específicos, el perreo, jajajaja. Digamos que el proceso creativo de ambos comenzó así y terminó en las fotos que verás aquí.

El reciclaje de prendas lo había escuchado alguna vez pero no es hasta que conozco a Migue que me doy cuenta de lo que representa. Estas modificando una prenda que ya no te gusta o está vieja, para convertirla en algo nuevo. Eso es lo que hace él. Comienza con una idea que parte de sus necesidades y la crea, pero además, pone algunas de sus creaciones en subasta, pues no hay dos de lo mismo.

“A los 14 o 15 años comencé a reciclar ropa”, me contó. Porque no le gustaba la ropa que le compraba su mamá. Me recuerda a mi cuando comencé a trabajar para poder comprarme los skinny jeans, que a mi mamá no le gustaban, jajajaja. Lo cierto es que Miguel Ángel supo materializar sus ideas de una forma que no dañe el ambiente, con lo que tiene a la mano (literal, porque comenzó cociendo a mano) y agregándole un estilo personal único. O sea, él realmente se viste así, no es teatro. Además de darle personalidad a lo que usa, te ofrece un estilo de vida sustentable y sostenible.

Ya va, pero, ¿por qué subastas y no vendes?

“Todo empezó porque tengo una sola cosa y muchas personas las quieren“. Si hace otra prenda, resulta parecida, no igual. También quería cambiar un poco el juego, le da otra dinámica a la venta y a la gente le divierte. Además, quienes participan son los que le dan el verdadero valor a la prenda. La subasta comienza con un precio inicial, comentan en la foto y el que ofrezca mas, se lo lleva. 

Para saber más sobre las subastas de Miguel Ángel (pronto se viene la primera en Buenos Aires), haz click aquí

“Les enseñaría a mis estudiantes a crear cosas para todos los dias”.