La economía nos golpea a todos diariamente. No importa en el país que estés, si te independizaste de tus padres o estás desempleado/a, seguro que te diste cuenta de que el dinero no cae de un arbolito, que hay que trabajar duro para ganárselo y que las prioridades son otras. Lo que más se ve afectado en situaciones como estas, es el cuidado de nosotros mismos, porque “no es importante en este momento”. Resulta que el momento no duro un par de semanas sino 3 o 4 cuatro meses y tiraste tu piel, tu cuerpo y tu ser al abandono.

¡NO! No, no, no y no. No podemos. No lo podemos permitir. Necesitamos cuidarnos, querernos y sobre todo protegernos de todos los agentes externos que afectan a nuestro organismo. Aquí vas a aprender a comprar con “las tres B: Bueno, bonito y barato”, como decía mi mamá. Es importante saber que estas recomendaciones son para piel mixta a grasa (mi tipo de piel) sin sensibilidad, son productos testeados dermatológicamente, pero no son hipoalergénicos.

Gel de limpieza

He probado varios productos de la marca Neutrogena, pero los que mejor me van, son los de limpieza. Tienen desde la barra antibacterial, hasta geles específicos para pieles con acné. Es cuestión de adaptarlo a tus necesidades. Te puede durar entre dos y tres meses, si usas una pulsación para cada lavado, pensando en que lo haces en la mañana y en la noche.

Exfoliante

A mi lo que me gusta de un exfoliante es que yo sienta que me estruja la piel, que tenga “piedritas”, que vendrían siendo las esferas que limpian, jajaja. Lo encontré en el de Damasco de St. Ives, tiene una presentación considerablemente más grande que el resto de los faciales y realmente siento que me limpia profundamente la piel de la cara y el cuerpo (no te cuento de las nalgas).

Ojo, con este paso hay que tener mucho cuidado porque ese “placer” que siente uno cuando te “estrujas” el exfoliante de manera circular en la piel, puede muchas veces lastimarla. Así que se trata de pasarlo sin hacer mucha presión, sobre todo en el rostro, y hacerlo cada 15 días.

Tónico o Agua Micelar

El tónico es el paso final de la limpieza pero, el agua micelar limpia, desmaquilla y tonifica. Entonces, si puedes tener tres pasos en uno, creo que puede ser mejor que uno solo. De todos modos, te voy a enseñar sobre las dos opciones. Como dije antes, los productos de limpieza de Neutrogena le hacen bien a mi piel, así que uso el astringente de la misma línea que lleve el gel.

El agua micelar la escogí de Garnier, por precio-cantidad, me ofrece la posibilidad de desmaquillarme (aunque también puedes limpiarte con el gel de limpieza, pero para mi no es lo mismo que desmaquillar antes la piel) y además usarlo de limpieza express, porque a ver, hay que ser realistas, a todos se nos pasa la alarma y salimos de la casa sin lavarnos ni la cara (para estos casos es genial tener un envase chiquito con una mini dosis, algodón y bye) o simplemente no estamos de ganas para hacer una mega rutina, porque todos tenemos esos días.

Crema facial

Chama, te cuento que yo uso Tortulán, jajajaja, pero también está Ponds, Garnier, Nivea, L’Oreal, son marcas que tienen diferencias en la calidad de sus productos, por tanto en el costo, pero a mi esta me viene de diez, me hidrata la piel y no me deja sensación grasosa. Me pone feliz economizar en algo que me gusta y veo resultados.

Contorno de ojos

He probado varios y descubrí que a mi me benefician los que tienen propiedades descongestivas y punta de metal. Fue ahí cuando llegó a mi vida el contorno de Vita Nature, es una línea accesible y que me ayudo a ver resultados. Lo venden en las perfumerías Pigmento, parece ser la marca propia, porque no encuentro ni el link para comprarlo. Así que vaya y pregunte.

Mascarillas

Hay varias opciones que pueden ayudarte con tus necesidades, hay parches para zonas especificas, de barro, arcilla, de tela, en gel, de oro, peel off y pare de contar. Lo importante es que las que apliques sean para tu tipo de piel. Yo escogí una de Arcilla de los Andes en color Blanco, pero las de ACF y L’Oreal tienen igual de buenos resultados.

Mi presupuesto era bastante corto pero pude, en ese momento, comprar con AR$1200 todos estos productos, que me rinden aproximadamente tres meses, algunos un poco más. Si sacas la cuenta, son AR$400 por mes, lo que te cuesta una botella de champagne (a veces cuesta más) en un boliche. Está claro que lo puedes gastar en tu piel. Necesitamos cuidarnos.