Hay quienes creen que el modelaje es una carrera para vagos/as, vanidosos/as, que no hacen nada con sus vidas. Pero, es todo lo contrario. Es un oficio exigente a nivel físico y psicológico. No es mentira que hay modelos que se matan de hambre para estar en el plano central, luchar contra eso creo que es lo más difícil.

De un tiempo para acá, el modelaje como carrera ha tenido cambios que vienen desde lo social, pues estamos cansados de ver perfección en lugar de humanidad. Cada vez son más las marcas que buscan cuerpos y caras reales, que no necesitan una belleza suprema para poder ser parte de sus campañas, catálogos, etc.

Partiendo de ahí, podemos decir que la lucha “más difícil” no es contra nosotros mismos, si contra aquellas agencias o empresas que buscan el cuerpo perfecto. ¿Quieres ser modelo y “NO CUMPLES CON LOS REQUISITOS”? Sigue leyendo.

1. Date el valor que mereces

Como modelo me ha tocado ir a castings de todo tipo, desde lo peor hasta lo mejor. No tengo una carrera muy amplia, pero en lo poco que he podido estar, he vivo en carne propia que te digan: estás gordo, no das con el perfil. Para quienes no han pasado por esto (y espero que no les suceda), es rudo. Es fuerte que alguien supere esa confianza que tienes de ponerte ahí a que digan si tu cuerpo es apto o no para “equis” cosa. Lo importante es que sepas que eso no es cierto y que si ellos te miran de esa forma, es porque el perfil que buscan es otro y la culpa no es tuya.

2. Cuídate

Es importante cuidarse de: malos pensamientos sobre ti o tu cuerpo, comer bien (cada quien tiene un concepto de esto), ejercitar, hidratarse, cuidar tu piel. Imagina que tu cuerpo es un producto, si lo quieres vender, al menos tiene que lucir como que te preocupas por tener el mejor empaque.

3. ¿Buenas agencias?

Sí, las hay. Las buenas buenas, son esas que no te piden requisitos absurdos para formar parte de su base de datos, que no te piden dinero para poder estar o sacarte fotos. Conseguirlas cuesta un ***vo. Hay que ser constante enviando info sobre ti y tu perfil, tener una agencia que te represente, puede llevarte a trabajar con grandes y reconocidos clientes, ten en cuenta que como tú, hay muchos/as en la misma posición y con el mismo sueño. Pero,¿por qué esta no es la primera regla? Sigue leyendo.

4. Se independiente

Ser independiente en el mundo del modelaje es toda una aventura. Pues hay de todo, gente buena y gente horrible. Como yo soy de quedarme con lo bueno, es probable que esta independencia te lleve a trabajar con personas y marcas que se apeguen más a tus valores y no a los que tu agencia diga que pueden trabajar contigo. Mientras no tengas agencia, trabaja de forma independiente, pues esto te ayudará a conseguir experiencia.

5. Define qué tipo de modelo quieres ser

Hay para todos los gustos. Quizás tu perfil no sea el de una agencia o marca específica, pero no quiere decir que no entres en otro mercado. Yo, por ejemplo, no puedo ser modelo de pasarela por la altura, pero si publicitario. El ámbito publicitario es un poco más diverso y más flexible en los parámetros físicos. Hay modelos de: TV, catálogo, partes del cuerpo, fitness, ropa interior o traje de baño, talles grandes y pare de contar. Tú decides.

6. Sácate fotos naturales (polaroids)

Las polaroids son fotos con luz natural, poco maquillaje, prendas básicas de ropa interior o traje de baño (blanco o negro preferiblemente). Sin accesorios, sin retoque, fondo plano. ¿Por qué? los scouters (personas encargadas de hacer el scouting), necesitan verte al natural, así sabrán cuál es tu perfil real y dónde ubicarte. Todas las agencias tienen a esta persona que se encarga de evaluar los perfiles y de mostrarlo a potenciales clientes.

7. Muestra lo mejor de ti

Todos tenemos cualidades diferentes que nos hacen destacar. Hay que aprovecharlas y apoderarse de ellas para que el mundo las vea. Eso también es parte de tu perfil. Todo lo que te sume como persona, ayuda: idiomas, disciplina, responsabilidad, vocación, etc. ¡Déjalo salir!

En resumen, ser modelo es una carrera que lleva AÑOS de formación constante. No se nace siendo modelo ni llega alguien un día y te dice: a partir de ahora, lo eres. Si tu crees que puedes, eso es más que suficiente.