En la teoría, la mascarilla es una capa de productos que colocas sobre tu piel para brindarle un boost de eso que le hace falta, pero en la práctica, es la vida misma. El placer hecho en crema, gel, arcilla o tela. ¿Has probado alguna? Si lo hiciste, sabes que es así. Si te da curiosidad hacerlo, es importante saber que existen diferentes y todo depende de tu tipo de piel.

El skin care se volvió un éxito en Instagram y esto se refleja en la cantidad de productos que sacan al mercado, pero no todos los productos se adaptan a las necesidades de tu piel. ¿Cómo saberlo? Sigue leyendo.

Barro o arcilla

Las mascarillas con este componente son recomendables para higienizar profundamente la piel. Ayudan a la regeneración celular y activa la circulación. Además, el barro y la arcilla tienen propiedades que reducen los poros, eliminan puntos negros, secan barritos, iluminan la piel, entre otras.

¿Por qué tantos colores de mascarilla? Porque cumplen funciones distintas:

  • Verde: es ideal para pieles mixtas a grasas, ya que tiene una acción equilibrante en los niveles de sebo, limpia profundamente y matiza la piel.
  • Blanca: sirve para tonificar, exfoliar y aclarar la piel. Perfecta para pieles con tendencia acnéica, puntos negros o manchas en la piel.
  • Roja: suaviza y revitaliza la piel, es genial para piel normal o seca.
  • Amarilla: la indicada si tienes la piel sensible, porque ayuda a descongestionar y rejuvenecer.
  • Negra: es muy rica en minerales por venir de la lava volcánica, especialmente recomendada para pieles grasas con tendencia acnéica porque absorbe totalmente el sebo y desinflama.

La famosa peel off

Son mascarillas en gel que se aplican sobre la piel para extraer impurezas y puntos negros. Hay negras, doradas, transparente, con glitter y pare de contar. Mi experiencia con ellas no ha sido ni mala, ni buena. Las que he probado me han sacado las impurezas superficialmente y tengo la idea de que estirar la piel todo el tiempo con mascarillas de este tipo, pueden terminar perjudicándola. Prefiero dejarla para zonas específicas y de manera express, no como la solución a todos los problemas que puedas tener.

Tela

Son aquellas que vienen en sachet, cargadas de producto y se aplican sobre tu rostro, muchas veces sin necesidad de retirarse el exceso que te queda, pues es eso lo que te hace bien. Tienen propiedades humectantes, revitalizantes, descongestivas y a veces anti age. Yo las recomendaría para pieles secas, normales o sensibles. Sin embargo, tengo la piel mixta y eventualmente me hago una de estas, cuando ya siento que necesito renovar la carátula, jajaja.

Anti age o efecto lifting

Son aquellas mascarillas que, por sus propiedades, tensan o rejuvenecen la piel, haciendo que todo vuelva a su lugar. Mejoran la luminosidad, elasticidad y unifican el tono. Al ser mascarillas, los efectos pueden ser visibles al momento pero no duran en el tiempo, ya que es todo a nivel superficial. También, dentro de estas están las diseñadas para zonas específicas como labios, ojos o mentón.

Todas estas son opciones que están a nivel comercial, pero también puedes encontrar recetas caseras que brinden iguales o mejores beneficios. Hay que animarse y probar.